Estamos de luto …


Nuestro corazón quiere abrazarte.
Nuestro amor te abraza.
Nuestra mente debe dejarte ir.
Porque tu poder había llegado a su fin y tu redención era gracia.